martes, 17 de abril de 2018

¿Y por qué Australia?

Quizás una pregunta así da juego como para responder con otra pregunta ¿Y por qué tan lejos?

Bueno, pues sí, es cierto que hay muchos sitios bonitos cerca por conocer y todo eso de que no hace falta irse tan lejos para viajar y disfrutar, bla bla blá... pero resulta que te llama lo lejano, lo que no está tan fácil a tu alcance, lo diferente. Te das cuenta que aunque hasta ahora no hayas sido ninguna amazonas y las ciudades están muy bien, lo que realmente te apetece es más rollo naturaleza, y ver esos paisajes que parecen irreales en muchos folletos de viajes. Un sitio que por mucho tiempo que estés vaya a ser difícil que te canses de mirar a tu alrededor, porque a cada paso que des promete un paisaje diferente, porque verás animales (algunos de los más extraños) en libertad, porque has oído un montón de historias fantásticas y que suenan casi fantásticas de boca de otros viajeros que han recorrido este país, porque siempre te ha llamado la atención, y porque desde que hubo una primera vez se convirtió en un reto, quizás una obsesión... porque dicen que mejor arrepentirse de haber hecho que quedarse con las ganas, no?

Entonces, pongamos el globo terráqueo del revés y apuntemos al punto más lejano, ahí mismo al "Down Under" porque ahí es exactamente donde quieres ir.



Hoy hace exactamente 10 años que mi mayor aventura como "viajera" comenzaba justo en este país, isla, e incluso continente que lo abarca todo...Australia! Un lugar lo suficientemente atractivo, como para que a pesar de lo lejos que estaba me llamara dos veces, y rondara en mi cabeza durante muchos años. La primera vez fue el típico viaje para mejorar el inglés, tipo inmersión lingüística con una familia y con clases en Sidney. Sin embargo, sería que encontré algo especial en Australia, quizás las personas con las que casualmente se cruzaron en mi camino y que de alguna manera me abrieron los ojos e incitaron a mi corazón viajero, pero sentía que era mi momento de quedarme y no lo hice.  Y desde luego, no hay peor cosa que te pase eso. Desde entonces, imaginaba una y otra vez cómo sería ese viaje con mochila durante varios meses para quitar esa espinita que me quedó clavada. Reconozco que me llevo bastantes años después ver la manera de volver, de quedarme por un tiempo... Hubo miedos, viajar sola tantos meses, tan lejos, sin nada atado ni planificado, y sin tanta información de viajes casi masticados como ahora hay en internet. Sí, estaba acojonada, dudé, sentí miedo ¿y si no era como esperaba? ¿y si aquel momento tan bueno que viví aquel verano había pasado ante mi? ¿y si aquello fueron un cúmulo de circunstancias y personas, que ya no iban a estar evidentemente? ¿y si me agobiaba o sentía miedo de verme sola? Confieso las ganas de cumplir sueños me podía, así que cuando eso pasaba por mi cabeza solo había una frase que me repetía una y otra vez a modo quizás de autoconvencimiento "El que no arriesga, no gana".Yo creo que hasta mi padre, que estaba más acojonado que yo pero no lo decía, solo tenía ganas ya de que fuera para que ya estuviera de vuelta, y dejara de dar el coñazo con Australia. Creo que después entendieron por qué necesitaba tanto aquel viaje y por qué Australia me había tocado tanto.


Ahora puedo decirlo, sí gané y mucho. Una de las mayores experiencias, me atreví a lo que pensaba que jamás me atrevería, conocí aspectos de mi que desconocía, descubrí que no todo el mundo es malo ni todo está lleno de peligros. Australia no me decepcionó en ningún momento, me enamoró más que la primera vez. Sus paisajes, su gente, las oportunidades que siempre me brindaba incluso cuando las cosas parecían que se torcían. Estos aussies parece que sabían que siempre sale el sol por algún lado, demasiadas anécdotas para contar... Desde luego siempre me gustó viajar, pero con este viaje descubrí el placer de viajar de una manera diferente, más libre y en solitario.


Han pasado muchos años, nada menos que 10 años ya!!! Existe un diario de viaje anticuado con mis primeros inicios en el mundo blogueril, en los que el único propósito era que mi familia y amigos supieran de mis andanzas, pero aprovechando este aniversario me gustaría contagiaros mi entusiasmo por Australia. Todo está escrito por si sentís curiosidad en Saltandoelcharco, aunque estos meses voy a dedicar algunos pequeños posts a modo de homenaje para mostraros algunos de los muchos atractivos que tiene Australia: sus innumerables parques nacionales, sus playas paradisíacas y salvajes, hablaros de algunos de los roadtrips más conocidos por este inmenso "continente", así como también mostraros sus ciudades más importantes y sus encantos.


Seguramente a medida que escriba, irán surgiendo muchos más, o también si queréis podéis proponerme alguno. Esto va a ser genial porque me va a permitir revivir momentos, y recordar muchos de esos maravillosos lugares en los que estuve.

Fueron 4 meses intensos en los que recorrí la costa este, la oeste, el sur y el centro!!! Por aquí os dejo la ruta que hice por mi querido Oz. Sí, vi mucho pero me quedó mucho. Bueno con Australia siempre queda mucho, sean una, dos o incluso tres veces las que uno vaya.



Hoy por hoy, no sé si por el cariño tan especial que siento por este país, pero a pesar de haber viajado mucho y de haber visto mucho, Australia sigue ocupando los primeros puestos de mi ranking de países preferidos.

Y tú, ¿tienes tu preferido?

Espero poder contagiaros con mis próximos post! 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...