domingo, 7 de septiembre de 2014

Que ver y que hacer en Múnich

La ciudad de Múnich completaba nuestra escapada al sur de Alemania este verano. Era, sin duda, la típica ciudad alemana que imaginaba antes de venir a este país con su magnífico casco antiguo y cultural, y su ambiente. Una ciudad que sabe... a cerveza!!!


Múnich, la capital de Baviera, es la tercera ciudad más importante de Alemania, no sólo por su extensión sino también por su historia. Hoy en día también es muy conocida por ser la ciudad donde se celebra la gran fiesta del Oktoberfest.

Foto de darkroom.baltimoresun.com

Nosotros llegamos en tren desde Stuttgart, en un trayecto de 2 horas, y pasaríamos allí dos días completos antes de volver otra vez el tercer día a Stuttgart, para coger nuestro vuelo de regreso a España.

La ciudad de Múnich se puede ver perfectamente en 2 ó 3 días, así que es una escapada perfecta en cualquier momento desde España o para completar tu circuito por Alemania!


Alojamiento en Múnich


Los precios de los alojamientos más económicos que encontramos, y relativamente céntricos estaban en torno a los 30-35 euros por persona noche. En general todos llevaban incluido el desayuno, pero no todos tienen el baño dentro, y es que una vez uno sale al extranjero parece que este es el bien más preciado, un lujo que se paga. Otro dato curioso, es que la mayor parte de los hostels no tenían cocina o si habían tenido avisaban de que la habían cerrado. En este caso, a mi me daba igual porque íbamos solo un par de días, pero sé que hay viajeros que esto lo miran y más cuando llevan bastante tiempo fuera de casa.
La zona que encontramos generalmente con estos precios estaba cerca de la estación central de trenes. La ubicación es buena si se piensa que cuando uno viene cargado con maletas y no conoce la ciudad, tener el alojamiento a dos pasos se agradece; además está muy cerca del centro, son sólo 10 minutos andando. La única pega que pondría es que la zona no es muy buena, y cuando se llega de noche como nosotros, puede dar bastante mala impresión, pero bueno, por el día la cosa cambia. No me malinterpretéis, en ningún momento sentimos miedo, y probablemente yo repetiría el alojamiento aquí; además no seréis los únicos turistas en esta zona.

¿Qué ver en 2 o 3 días en Múnich?


El primer día lo dedicamos a recorrer las calles del casco histórico, donde todo gira en torno a la famosa plaza de Marienplatz.

Aquí os dejo un mapa del centro de Múnich, en el que os señalo los lugares de los que a continuación os hablo.



Nosotros hicimos un circuito, pasando por las tres puertas de entrada que aún se conservan de esta ciudad que estuvo amurallada durante la Edad Media.

- La puerta Sendlinger Tor se encuentra en el extremo sur del casco antiguo. Un gran arco, con dos torres medievales a ambos lados nos adentran al corazón de la Ciudad Vieja.




- La puerta Karlstor, que lleva directamente también a Marienplatz y fue la que nosotros tomamos para llegar al casco histórico.


- Marienplatz, la plaza más fotografiada de todo viaje a Múnich. Uno no sabe para donde mirar, rodeado de historia, de cultura y de gente. Una plaza llena de vida, que durante la Edad Media sirvió como mercado de la sal y cereales de la capital de Baviera. Un buen punto de referencia para explorar todo el casco histórico.


- El Nuevo Ayuntamiento o Neues Rathaus, domina Marienplatz. Uno de los edificios más importantes y bonitos de la ciudad, y que más miradas atrae. Tiene una torre central de 85 metros a la que se puede subir en ascensor y desde las que se obtienen unas buenas vistas de la plaza y del resto del casco antiguo. Su precio es 2'5 euros.


Pero si quieres mejores vistas, te aconsejo...

- Peterskirche, la iglesia más antigua de la ciudad, y que se encuentra situada frente al Nuevo Ayuntamiento. Desde arriba se obtienen las mejores vistas de Marienplatz y del Nuevo Ayuntamiento, así como de otras zonas de la ciudad, pero eso sí, prepararos para subir una infinita y estrecha escalera. El precio es algo más barato que el del Nuevo Ayuntamiento, 2 euros, y sin duda merece más la pena.

Paseando por Marienplatz, a un lado de la plaza veréis...

-  El Antiguo Ayuntamiento o Altes Rathaus, no es tan impresionante como el Nuevo Ayuntamiento pero guarda un carácter más medieval, sobre todo por su torre convertida hoy en día en un museo de juguetes.


Pasando por la puerta en arco que hay bajo su torre, llegaremos a ...

- Virtuahenmarkt, un mercado al aire libre que engancha, y que despierte el hambre aunque hayas acabado de comer! Un millón de puestos donde comprar productos típicos de la región, y por supuesto degustar muchos de sus platos, desde salchichas hasta un buen codillo acompañado de una inmensa cerveza! Fue una de las cosas que más me gustó, de hecho, como no comimos el primer día allí (nos quisimos reservar para otro), volvimos al día siguiente para disfrutar de nuevo del ambiente y de la comida.


Seguimos avanzamos y muy cerca de allí se encontraba...

- La puerta Isartor, la tercera y más antigua de las puertas de esta ciudad, que se construyó como defensa al lado del rio Isar. Es la única que conserva su torre medieval.


Después de este paseo hasta aquí, era hora de retomar fuerzas y pensamos que mejor sitio que...

- La cervecería más famosa del mundo, Hofbrauhaus, que data de 1549. Por aquí pasaron personajes como Lenin y Hitler y en ella se sucedieron hechos históricos muy importantes como las bases del partido nazi o la proclamación de la República Soviética de Múnich. Un lugar por el que muchas personas, aún sin querer sentarse a comer, entran en el local para fotografiar los amplios salones llenos de gente con su cerveza en mano sentados en mesas largas.


Una banda toca ambientando el local, y las camareras con sus atuendo típicos corren sin parar con bebida y comida para aquel que tenga ganas de probar lo típico del lugar.
En mi opinión es una parada obligatoria, por su carga histórica. Además el edificio es bastante grande, con varias plantas y alguna que otra exposición en la parte de arriba. En cuánto a comer, aunque la comida es buena, de hecho los mismos alemanes van allí, peca un poco de ser bastante turístico. Hay más sitios donde degustar la misma comida y también hasta con los camareros vestidos, si es que eso le da un toque más auténtico. Nosotros veníamos con mucho mono de salchichas, fuera del tipo que fuera, ya que no habíamos tenido ocasión en Stuttgart de probarlas, así que lo teníamos claro, pero he de decir que la pinta que tenía el codillo era exquisita.


No sé quien dijo que la cerveza en Alemania era como agua, y que podías beber mucha que no subía... bueno, quizás será que yo no estoy acostumbrada pero con el estómago lleno y el puntazo de la cerveza, costó arrancar por la tarde.

De nuevo volvíamos hasta Marienplatz, y nos dirigíamos hacia...

- FrauenKirche, la catedral de Nuestra Señora de Múnich, otro de los edificios más importantes junto al Nuevo Ayuntamiento. Sus dos torres se divisan desde todos los sitios, debido a la baja construcción de alrededor. En mi opinión, esto es lo más bonito que tiene, porque por dentro es de lo más austera, con sus paredes claras y lisas.


Sinceramente, entramos por curiosidad y porque hay una leyenda que dice que el diablo pasó por allí y dejó su huella a la entrada, y esto era precisamente lo que buscamos.
Pero tanto la huella como la catedral nos dejó un poco indiferente, aunque fue divertido observar lo que la gente hacía tras leer la leyenda. Según cuentan, el diablo se mofó al entrar en la iglesia porque no tenía ventanas, y es que si nos colocamos en el lugar donde está la huella mirando hacia el altar, las columnas no dejan ver las cristaleras laterales. Mucha gente se colocaba en la posición, e incluso colocaba su pie en la huella, mientras que otros evitaban como fuera tocarla y no sabían muy bien cómo colocarse o pisar para poder ver el efecto.

Desde allí nos dirigimos hacia Joseph Platz, donde nos encontramos con...

- Residenz, el palacio más grande de Alemania, hoy convertido en el museo más importante de Europa.
Si continuamos bordeando el palacio hasta Odeonsplatz, junto a un pórtico hay dos leones que tienen los hocicos desgastados porque todo el que pasa, alemanes y ahora también turistas, lo tocan porque creen que trae suerte.


- Odeonsplatz fue construida como entrada triunfal de la ciudad y tiene una gran importancia histórica ya que era el lugar que utilizaba Hitler para sus discursos cuando ya había sido creado el partido nazi.


Y llegados a este punto, no sabíamos si cerrar el circuito y regresar al hotel, o ya que estábamos tan cerca del Jardín Inglés acercarnos hasta allí, y bueno ya podéis adivinar lo que hicimos... como era aún pronto y el pronóstico del tiempo era malo para el día siguiente pues había que aprovechar jejjeje

- El Jardín Inglés es uno de los parques más grandes del mundo, y realmente merece un buen paseo. Una de sus mayores curiosidades para mi, fue ver como en el río Eisbach hay un rincón dedicado a los surfistas expertos que muestran sus habilidades en una ola permanente de 1 metro de altura. Se encuentran junto a un puente en la calle Prinzeregaten.


Y ahora si era hora de poner fin a la ruta, deshicimos nuestros pasos hacia Odeonsplatz, y en vez de cruzar de nuevo el casco antiguo, cerramos el circuito pasando por...

-Königsplatz,, otra de las plazas importantes donde transcurrieron desfiles y celebraciones durante la Alemania nazi. Una amplia plaza rodeada también de edificios y museos importantes, con una exposición que la llenaba de color.



El segundo día en Múnich lo dedicamos a explorar los alrededores fuera del casco antiguo, sitios en los que si te hospedas en el centro necesitarás moverte en tranvía o en la línea de metro-tren.

El transporte funcionaba como en Stuttgart y con los precios muy parecidos, iba por zonas, y lo más económico si sois varios es sacar el billete de 24 horas por 11,20 euros. Con este billete podréis viajar hasta 5 personas ó 4 adultos y 2 niños, y con un par de viajes ya está más que amortizado.

Estas fueron las visitas que hicimos...

- El Olympic Park, donde se celebraron las Olimpiadas de 1972 y el Mundial de Fútbol del '74. Hoy en día han montado allí una feria y un mercadillo en el que uno parece que retrocede en el tiempo, y también es lugar de celebración de espectáculos y conciertos.
Desde la Torre Olímpica se obtienen unas buenas vistas del parque, e incluso podrás ver a lo lejos el edificio Allianz. Se trata de la estructura más alta de la región de Baviera. El precio, 5'50 euros, nos pareció un poco caro, pero es el negocio que tienen aquí montado. Para entrar al Stadium también será necesario pagar, y los fines de semana tienen actividades como tirarse en tirolina atravesando el campo o andar por los techos del Olimpiastadion por precios que rondan entre los 45-55 euros.
La verdad, es que mirando la estructuras del parque, resultan  muy modernas para ser del '72.


También podréis daros una vuelta por la villa olímpica y, en el camino, encontraréis un monumento en recuerdo a los fallecidos en el atentado que ocurrió durante las Olimpiadas, donde un grupo de terroristas palestinos asesinaron a once atletas del equipo olímpico israelí.

Para llegar al Olympic Park hay que coger las líneas U2 y U3, aunque los sábados la línea U8 te lleva directamente.

- Scholoss Nymphenburg es un bonito palacio de estilo barroco con unos inmensos jardínes, que se encuentra al oeste de la ciudad. Es curioso como entre turistas que visitan el palacio o los que se deleitan de las vistas descansando en algún banco, se encuentra la gente que se dedica a correr y hacer deporte por los jardínes de palacio.


No está muy lejos del Olympic Park, así que podéis coger desde allí un autobús, pero si como nosotros estáis en el centro ( no pudimos resistirnos bajar de nuevo a Virtuahenmarkt a comer) podéis coger el tranvía 17 desde la estación central.

-  La zona donde se celebra el Oktoberfest, que ya se preparaba para la gran fiesta de la cerveza, que tiene lugar la última semana de septiembre y primera de octubre. Para llegar hasta allí podéis coger la línea U4 ó U5 hasta la parada de Theresienwiese. Si estáis cerca de la estación central también podéis ir dando un paseo, no está muy lejos, de hecho nosotros volvimos andando.
Nos pareció increíble lo que estaban montando, inmensas estructuras para albergar a las miles y miles de personas que acudiran a la fiesta. Desde luego, esto queda pendiente para una próxima escapada a Múnich! jejjejje


El segundo día, en cuánto a visitas, fue más flojito que el primero, pero es que la Ciudad Vieja de Munich puso el listón muy alto!

Si tienes algún día más que nosotros, te recomendaría visitar el Castillo Neuschwanstein, uno de los más bonitos y populares castillos de Alemania. Se encuentra a 130 kms. de Múnich, así que prevee prácticamente todo el día. Se puede llegar en tren y autobús o en viajes organizados por unos 50-55 euros.


Si ya has estado en Múnich, ¿qué más cosas nos recomendarías?



17 comentarios:

  1. Que guapa!! Ami el castillo me gustaría mucho verlo ;) creo que es uno de los mayores reclamos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, nosotros nos quedamos con muchas ganas de verlo, pero no había más días... :-( Tendrá que ser la próxima vez que seguro que la habrá jejejejje

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Impresionante Munich, tengo muchas ganas de conocerlo, de hecho, un plan pendiente es ir este año al famoso festival, que todos los años se nos queda colgado, pero aún me lo estoy pensando. A Alemania voy mucho, pero siempre a la región de Rheinland-Pfälz, que tengo donde quedarme, y me propusieron coger el coche desde ahí hasta Munich :)
    Sin duda es una ciudad con una larga historia detrás, en realidad toda Alemania es pura historia.
    Beso!

    Andrea - Entre Lugas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien Andrea!!! No te lo pienses!!! Yo siempre he tenido muchas ganas de ir al Oktoberfest y siempre pensé que aprovecharía la escapada a Múnich para conocer la ciudad y vivir la fiesta, pero por mi trabajo, lo tengo muy difícil por esas fechas, así que quien sabe, quizás algún día... De momento, la ciudad me ha encantado y seguro que a ti también te va a gustar!

      Un abrazo ;-)

      Eliminar
  3. Qué post más completo! El alojamiento no me parece tan caro para lo que debe de ser Alemania (yo aún no fui) y lo del Oktoberfest brutal jeje yo que soy muy fiestera me gustaría ir!
    Un saludito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Yo siempre he querido ir al Oktoberfest ,y después de darme una vuelta por allí con todo lo que están montando más...Madre mía,la que se va a liar! jejjeje

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. En tres palabras: bratwurst, bretzel y cerveza. Me costó quitarme el alemán de encima unos cuantos días. Todavía tengo pesadillas con el agua con gas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjaja...menos mal que a falta de agua con gas siempre hay cerveza!

      Eliminar
  5. Muy buenos recuerdos de Munich y de su cerveza. Una ciudad a la que también le dedicamos un post. Yo pensaba que lo de los surfers era una cosa puntual del día que lo vimos y veo que debe ser habitual!
    Un saludo viajero, Gracia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jordi no veas la de gente que había viendo el espectáculo de los surferos, ya es también atracción turística de la ciudad jajjaja ;-)

      Un saludo!

      Eliminar
  6. Tenía como a Munich como conexión con Delhi. Llegábamos a las 9.00h y el de Delhi salía a las 20.00h. Poco nos dio tiempo a ver, pero desde entonces, tenemos esta ciudad entre ceja y ceja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas horas se queda corto para una ciudad como Múnich, pero bueno así ya tenéis pendiente este destino ;-)

      Un saludo

      Eliminar
  7. Que de cosas visteis y que super post lleno de información! No es que fuera una de mis ciudades para ver apresuradamente pero la has pintado tan bien que entran muchas ganas de ir, y de descubrir la ciudad que la parte antigua me han encantado las fotos :)

    El castillo "de disney" si que tengo muchas ganas de verlo, tiene que ser una pasada... algún día... algún día.. jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor, sin duda, fue la parte antigua, pero Múnich tiene mucho para ver y hacer, así que si puedes ir más días siempre es mejor. Nosotros nos quedamos cortos para poder hacer lo del castillo así que habrá que volver, no? jejejjeje

      Eliminar
  8. Múnich es una ciudad que me sorprendió mucho, Ha sido mi primer viaje yendo sola y la verdad es que te da mucha libertad para ir a tu aire. La comida es espectacular y los paisajes impresionantes sobretodo si viajas en tren hacia Neuschwanstein (lo digo por propia experiencia). El viaje en tren ida y vuelta son 25 euros. Y vale la pena. Si estás cansado de comer salchichas hay en las faldas del castillo un sitio que sirven pollo buenisimo. El castillo a mí me encantó, a los pies hay un lago precioso y otro castillo que fue del padre del rey loco. El que vaya a visitarlo que vaya con vistas de pasar todo el santo día en el castillo porque hay dos horas de ida y dos de vuelta. Y como recomendación a los que les gusta el fútbol el campo del Bayern es precioso. Un besito para todos!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Noemi,

      Nosotros no pudimos ir al Castillo de Neuschwanstein, así que muchísimas gracias por los tips del viaje los tendremos en cuenta para la próxima vez ya que esta es una visita que nos ha quedado pendiente jejejeje

      Un abrazo ;-)

      Eliminar
  9. Yo os recomiendo, si tenéis pensado viajar a Múnich, una guía app súper completa, offline, en español (difícil de encontrar, creedme) y con rutas por los barrios súper útiles. Además de un montón de información muy útil.

    Aquí os dejo el link (sólo para Android) :
    https://play.google.com/store/apps/details?id=com.guidepackage.munichpackage

    No te lo pienses más y bájate de forma gratuita la Guía de Múnich:
    https://play.google.com/store/apps/details?id=com.guidepackage.munichpackagegratis

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...